El Sindrome del “Burnout”


Notice: Undefined property: stdClass::$id in /home/content/14/10082114/html/wp-content/plugins/easy-social-share-buttons/lib/essb.php on line 1473

El ritmo de vida que llevamos en la actualidad es un ritmo frenético, de prisas, agobios y  stress. Todos vivimos al 200%: trabajo, responsabilidades, obligaciones, círculo y vida social, amigos, familia y como no, queremos tiempo de calidad para poder hacer lo que nos gusta en nuestro tiempo de ocio. Pero qué pasa, si además de todo eso, como es mi caso, no tenéis un trabajo, sino dos y además, sois una mezcla de persona hiperactiva y workaholic, con una gran abanico de posibilidades en cuanto a vida social y con planes cada día!

Entonces no queda otra que aceptar barco e intentar hacerlo todo: trabajo, trabajo y más trabajo. Cumplir con todas las obligaciones familiares y responsabilidades varias y además, estar presente en todas las opciones de ocio posibles, asistiendo día si y día también a eventos y saraos.

el-sindrome-del-burnout-Arantxa-Vico-Social-Media-Mallorca

En este punto puede aparecer el llamado síndrome del burnout o lo que se ha conocido toda la vida como “estar quemado”. Quemado por el trabajo, el stress, el agotamiento físico, por no poder cumplir con todo o simplemente porque no da tiempo a hacer todo lo que uno quiere.

Según Wikipedia, El síndrome de burnout es un padecimiento que a grandes rasgos consistiría en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido.

El resultado: el cuerpo pasa factura, porque por mal que nos pese, ya no tenemos veinte años.

Veámoslo por puntos:

La saturación de trabajo acaba pasando factura, mental, física y psicológicamente.

En mi caso, hay determinadas temporadas, en las que me puede la carga de trabajo, la presión y las tensiones, lo que provoca que me agobie y me bloquee mentalmente y no consiga rendir laboralmente. En ese punto me estreso, no como bien, no duermo bien y no descanso por la tensión, no rindo bien y vuelta a empezar. Es el pez que se muerde la cola.

El hecho de no descansar bien hace que físicamente también corramos el riesgo de adoptar malas posturas en el trabajo que puedan desembocar en contracturas, tendinitis o  problemas cervicales entre otras dolencias.

La clave: priorizar tareas y optimizar al máximo el tiempo que dedicamos a cada una de ellas. Es importante hacer listas de cosas pendientes. Así evitaremos empezar una tarea y dejarla a medias porque nos hemos acordado de otra que pensamos más importante. De esta manera nos concentramos en pensar todo lo que debemos hacer, lo anotamos y priorizamos. Es importante también asignar un tiempo de dedicación aproximado, así seremos más pragmáticos.

Siempre combinándolo con descansos cada hora y media o dos horas de trabajo. Hacer ejercicios para destensionar la espalda y la zona cervical, además de la vista.

En cuanto a las responsabilidades y obligaciones, la mayoría de nosotros las tenemos: ir a hacer la compra, pagar facturas, mantener la casa limpia, quien más quien menos, tiene hijos a los que cuidar, llevar al col, a actividades extra escolares, otros tenemos perros a los que pasear…

La clave en este caso es organizarse. Es imposible hacerlo todo en una tarde o un día. Nada mejor que un horario de compras, actividades y tareas de casa para tenerlo todo planificado.

En cuanto a eventos, vida social y amigos. ¿Os ha ocurrido alguna vez que un día no tenéis plan y de repente la tarde siguiente tenéis mil compromisos? Si os pasa como a mi, que tenéis muchos círculos de amistades, es normal que cada día tengáis alternativas para pasar tiempo de ocio, pero no es posible estar todos los días en todas partes. La clave, encontrar un equilibrio en la vida social que nos permita ver a toda “nuestra gente” y cumplir con todo lo demás.

En resumidas cuentas, como todo en esta vida, las cosas en exceso no son buenas, ni el trabajo, ni las responsabilidades y obligaciones, ni la vida social. La clave es encontrar un equilibrio entre todas ellas. Siempre combinándolo con una buena alimentación, ejercicio y las horas de sueño oportunas para descansar.

En caso de que no podáis combinarlo todo y lleguéis al llamado síndrome del Burnout, la única solución es desconectar! Escaparse un fin de semana a la playa, a la montaña, de viaje, a una zona sin cobertura donde no haya acceso a móviles, internet, wi-fi ni nada similar, nada de trabajo, nada de compromisos, solo desconectar.

El-Sindrome-de-Burnout-Arantxa-Vico-2

Y si eso tampoco es posible, no es queda otra que contar hasta 10, 20, 30 o lo que consideréis necesario!

 

 

Arantxa Vico

Soñadora y luchadora, apasionada del social media, las redes sociales y el marketing online. No puedo vivir sin música y sin conexión a internet. Como Social Media Strategist, me dedico a mi gran pasión: el social Media, desarrollando estrategias en medios sociales, community management, gestionando y creando contenidos para blogs, analizando presencia online y asesorando a diferentes empresas.

Add your comment