¿Por qué el marketing es como ir al gym?

¿Te has parado a pensar alguna vez en que el marketing es como ir al gym? Pues sí, invertir en marketing es invertir en la salud de tu negocio.
Si reflexionas en el paralelismo entre ambos conceptos te darás cuenta de que hay muchas similitudes.

Ir al gimnasio supone muchos beneficios para tu salud, igual que el marketing para tu empresa, además ambos requieren de una inversión de tiempo, esfuerzo y dinero.

TIEMPO
Para ir al gym debes invertir en tiempo. Debes preparar la ropa para hacer ejercicio y encontrar los días durante la semana para ir, además de invertir tiempo en el desplazamiento de ida y vuelta.
Estar en el gym supone una inversión en tiempo mientras haces ejercicio, ya sea con una clase dirigida o con un entrenamiento personalizado.
Al terminar tu rutina, debes ducharte y volver a tu casa o trabajo.

ESFUERZO
Ir a entrenar implica fuerza de voluntad, constancia, dedicación y esfuerzo. En general, suelen surgir excusas o motivos para no ir: pereza, planes alternativos o el típico: ya iré mañana que hoy no me da tiempo.

DINERO
Cómo casi todo en la vida, implica dinero: en equipación, mensualidad, entrenador personal, la gasolina para desplazarte si vas en coche o el ticket del bus si vas en transporte público.

Sin olvidar el coste de oportunidad, es decir, esas cosas que dejas de hacer por ir a entrenar.

Invertir en marketing también supone tiempo y recursos. Poner en marcha una estrategia, implementarla y optimizarla requiere de personal cualificado y con experiencia. Es necesario tiempo para montar bien un plan y estrategia de marketing y valorar las acciones o palancas a activar.
Es necesario también ser constante y dedicado, el marketing no es postear dos contenidos en redes sociales a la semana y listo. Hay mucho trabajo detrás y es de vital importancia tener experiencia para poder garantizar resultados.
No podemos olvidar que todo esto cuesta dinero, por supuesto, además de la inversión que deberías hacer en publicidad online.

Si mantienes una rutina y un estilo de vida saludable, siendo constante en tus esfuerzos, mejor te encuentras y obtienes los beneficios del tiempo invertido en tu salud.

Con el marketing pasa lo mismo, siendo constante y apostando por los recursos necesarios, obtendrás mejores resultados para tu negocio, además de obtenerlos más rápidamente que si no hicieras nada.

Ahora dime, ¿inviertes en la salud de tu negocio?